Martes 18 de Mayo de 2021

Hoy es Martes 18 de Mayo de 2021 y son las 15:09 ULTIMOS TITULOS:

24.2°

Nublado

TECNO

23 de abril de 2021

Cassettería Carlos Gardel superó el desafío del tiempo y la tecnología

El emprendimiento familiar sigue vendiendo cassettes pese a que desde hace más de una década su uso es poco común. Se reinventó con la oferta de instrumentos.

Pérez, sostuvo que “sigue habiendo nostálgicos que buscan cassettes. A algunos les gusta el ritual de rebobinar con una lapicera, por ejemplo. Hasta hoy, solemos recibir pedidos, y si se consigue los traemos, nunca decimos ‘no’ de entrada”.

El comercio se ubica en avenida Alberdi 144, y es uno de los pocos sobrevivientes de la Galería Alberdi, que tuvo su auge en los ‘80. Pérez administra el comercio, ayudado por sus hijos y unos empleados.

REINVENTARSE

En tanto, una de las estrategias que emplea Pérez es vender instrumentos musicales.

“Acá hay de todo, guitarras, acordeón, ukelele, timbaleta, accesorios, palillos de batería. Si un grupo de amigos conforma una banda de cumbia, acá tenemos todos los instrumentos”, comentó.

ECONOMÍA Y PANDEMIA

El parate de la pandemia causó estragos en el emprendimiento. “Hoy estamos vendiendo a 50% de lo que era en la prepandemia, que ya era poco”, indicó. “Además nos sacaron la parada de colectivo de acá en la vereda, lo que complica más que llegue la gente”, señaló.

En 2023, la cassettería cumplirá 50 años, y para Osvaldo es un orgullo. “Subsistir estos casi 50 años fue difícil. Pero espero que sigamos otros 50 años más, con el trabajo de mis hijos que me ayudan todos los días”, valoró.

Sin duda es uno de esos locales de la capital chaqueña que con humildad y sin tanta publicidad sigue estando presente en el escenario comercial de la ciudad.

Objetos de culto para nostálgicos y exigentes de la música

Escuchar música en un formato físico va lentamente hacia su desaparición, si es que no está ya en su último aliento.

Sin embargo, un fenómeno todavía salva el comercio de cassettes y discos de vinilo, así como también supo ser el de los videocassettes VHS.

Se trata de los coleccionistas, esos nostálgicos que sienten atracción por tendencias del pasado no muy lejano, o de cuando eran niños o adolescentes.

O también por jóvenes que sienten haber nacido en una generación equivocada o se dejan tentar por la intriga.

Es así que el coleccionismo cotiza cada vez más al alza.

Es que los discos de vinilo de The Beatles o Pink Floyd, o los cassettes de Los Palmeras o Gilda, siguen siendo pedidos en casseterías como la “Carlos Gardel”. Y en este factor también entran los precios.

Osvaldo Pérez dice que los cassettes no se pueden vender a más de dos por $100, “aún cuando contienen grandes éxitos”.

Y en cuanto a los discos de vinilo, los precios son un poco más dispares, se consiguen desde $2.000 y pueden llegar a alrededor de $4.000

COMPARTIR: