Sábado 1 de Octubre de 2022

Hoy es Sábado 1 de Octubre de 2022 y son las 07:42 -

NACIONALES

9 de septiembre de 2022

Tráfico de soja y maíz a Brasil: detienen a un policía correntino y hay cuatro prófugos

Está aprehendido junto al ex intendente, Erasmo Chukel.

Un policía de la provincia de Corrientes que prestaba servicios en la localidad de Garaví fue detenido en las últimas horas acusado de ser parte de una organización dedicada al contrabando de granos a Brasil. Por la misma causa permanece  preso el exintendente Erasmo Chukel,  además de comerciantes y empresarios.

De acuerdo con la investigación, camiones cargados con soja y maíz transitaban desde las provincias productoras a la zona de frontera con cartas de porte u otra documentación adulterada, donde se declaraba como destino la provincia de Misiones. Sin embargo, la carga era embolsada y cruzada desde Garaví, Corrientes, por el río Uruguay en pequeñas embarcaciones. Las personas están acusadas de los delitos de contrabando de exportación de granos agravada, cohecho, tráfico de influencias y asociación ilícita, y no se descarta que durante el desarrollo de la instrucción se compruebe la comisión de otros delitos por parte de los imputados. A los detenidos se los considera jefes y organizadores de una asociación conformada —por un número indeterminado de personas— con la finalidad de llevar adelante el contrabando de granos hacia Brasil, mediante una serie de hechos indeterminados, en forma constante e ininterrumpida, para lo cual habrían cometido otros delitos.

La imputación

De acuerdo con la hipótesis criminal esbozada por la fiscalía, la banda se habría dedicado a la planificación y concreción de un número indeterminado de maniobras de exportación ilegal de granos —soja y maíz— a la República Federativa del Brasil. Estas acciones las habrían desarrollado a través de puertos naturales no habilitados de la provincia de Corrientes, ubicados principalmente en la localidad de Garaví y zonas aledañas, sobre la costa del río Uruguay, dificultando e impidiendo —a través de distintas conductas delictivas— el control sobre las importaciones y las exportaciones. La organización habría operado al menos desde marzo de 2021 hasta la actualidad, de manera ininterrumpida, concretando diversas maniobras de contrabando de exportación de grandes cantidades de soja y maíz por valores que exceden ampliamente la suma de 500 mil pesos. La Fiscalía considera que todos sus miembros actuaron con pleno conocimiento de la ilegalidad de las conductas desplegadas por cada uno de ellos y de su modus operandi.

Las maniobras

De acuerdo a la investigación, el ardid utilizado para concretar el contrabando de exportación consistía en simular el transporte interno de granos —es decir, de un lugar a otro de la República Argentina— a bordo de camiones, desde las zonas productoras hacia la provincia de Misiones, ocultando el verdadero destino, que era la República Federativa del Brasil. Una vez que los camiones cargados con granos llegaban a la provincia de Corrientes —paso obligatorio para llegar por vía terrestre a Misiones—, en lugar de continuar su viaje hacia el destino aparente eran derivados a predios y/o galpones ubicados en Garaví y Gobernador Virasoro.

En ese lugar la carga era embolsada y luego trasladada en vehículos de menor porte hasta los puertos no habilitados de Garaví, sobre la costa del río Uruguay, desde donde eran cruzadas ilegalmente a Brasil en embarcaciones de pequeño porte.

La simulación del transporte interno de granos desde las zonas productoras de la Argentina (Chaco, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán, entre otras) habría sido llevada adelante mediante la utilización de cartas de porte adulteradas o inválidas. Los datos de las cartas de porte utilizadas por la organización no coinciden con los registrados ante la Afip-DGI, o se hallan anuladas, o directamente no se hallan registradas ante el organismo de control fiscal. En otras ocasiones, se habrían utilizado cartas de porte formalmente válidas, registradas ante la Afip-DGI, pero la mercadería amparada por esos documentos no llegaba al destino que figuraba en ellos, sino a Brasil. En algunas oportunidades, la organización habría transportado cargamentos de soja sin la carta de porte exigida por la Afip-DGI para el transporte de granos, empleando documentación no válida —facturas o remitos— o directamente sin documentación alguna. Cuando las maniobras de transporte de granos se realizaban con documentación (formalmente válida o no), figuraba en ellas como transportista una de personas imputadas y como destinataria otra de los acusadas, ambas inscriptos ante la Afip-DGI, lo cual permitía otorgarle un grado mayor de credibilidad a las maniobras. Dado que la simulación de la legalidad del transporte de granos no garantizaba que el ardid no fuera detectado por los controles de las fuerzas de seguridad apostados en las rutas por donde circulaban los vehículos con las cargas destinadas al contrabando, la organización habría actuado en connivencia con funcionarios y/o empleados públicos —algunos identificados—, mediante el ofrecimiento y/o pago de sumas de dinero, en concepto de dádivas o sobornos, para que omitieran controlar la operatoria ilegal. Si bien la logística de la actividad llevada adelante por la organización abarcaba distintas acciones y coordinaciones que tenían lugar en varios lugares, la base de operaciones habría funcionado principalmente en la localidad de Garaví, en un predio ubicado a escasos metros del puerto. Allí, la cría de ganado era la pantalla de la real actividad desplegada. Para ello, la organización habría actuado con la connivencia o colaboración de funcionarios públicos, como el exintendente de Garaví y un efectivo de la Policía de Corrientes que prestaba servicios en esa localidad. 

Fuente: Diario El Litoral

COMPARTIR: