Viernes 15 de Octubre de 2021

Hoy es Viernes 15 de Octubre de 2021 y son las 17:15 ULTIMOS TITULOS:

NACIONALES

17 de agosto de 2021

El Instituto Nacional del Agua estableció escenarios posibles en la bajante del Paraná

El INA estableció originalmente tres escenarios alternativos probables para el comportamiento de la actual bajante. La situación actual del río Paraná es la "manifestación más evidente del cambio climático en nuestra región”, afirmó el subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del organismo, Juan Borús.

El subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA), Juan Borús, advirtió que la situación actual del río Paraná es “muy mala” y que “es la manifestación más evidente del cambio climático en nuestra región”. La bajante podría superar la marca histórica de hace 77 años.

"Estamos en una situación muy mala con una perspectiva de estar un poquito peor inclusive", manifestó Borús

Por otro lado, respecto a las consecuencias de la bajante, el ingeniero explicó en declaraciones a TN que "el impacto que provoca hoy una bajante como esta es mucho mayor del que provocó la marca histórica de 1944".

"Argentina es cada vez más Paraná-dependiente, y afecta la navegación, la fauna íctica, las tomas de agua, no solamente en cantidad de agua sino en calidad también".

La fauna del río, agregó, “está siendo fuertemente afectada, pero no tanto por los niveles bajos sino por la persistencia de la situación, que no tiene visos de terminar” y eso “pone en jaque a todas las actividades que tienen que ver con la pesca”.

Borús subrayó que “la situación actual de la cuenca del Paraná es "la manifestación más evidente del cambio climático en nuestra región” y que tanto las bajadas como las crecidas extremas, “con mucha frecuencia” hace que “todas las herramientas que tenemos para trabajar con el Paraná tienen que estar adaptadas a los dos extremos”.

"El sistema de alerta hidrológico de la cuenca del Plata, en los 38 años que tiene, nunca ha tenido una bajante medianamente significativa o medianamente persistente, por eso es que es un desafío en esta oportunidad", concluyó.

Desde el Instituto Nacional del Agua indicaron que  en los sectores de mayor impacto de la bajante del río Paraná (abastecimiento de agua; energía, navegación, riego, etc.), establecieron originalmente tres (3) escenarios alternativos probables para el comportamiento de la actual bajante.

En las últimas semanas se ha producido desde territorio brasileño el aporte de caudales superiores a los originalmente previstos, dando como resultado la estabilización de los niveles de la bajante en prácticamente todo el tramo argentino del río Paraná. En consecuencia, el comportamiento del río Paraná se ha alejado temporariamente de aquello ocurrido en el año 1944 (bajante más severa registrada).

La situación descripta ha tornado necesaria realizar, a partir del 06/Agosto/2021, una readecuación de los escenarios considerados, los cuales se indican a continuación.

Nuevos escenarios considerados a partir del 06 de Agosto

  • Escenario I: continuación progresiva de la tendencia de bajante según registros recientes.
    Es el escenario que, a corto plazo, es el más probable de ocurrir.

     
  • Escenario II: más crítico que el escenario anterior, representando una situación intermedia.
    Es el escenario que, a mediano plazo, resultaría el más probable de ocurrir de acuerdo a la situación de las cuencas superiores de aporte y del estado de los embalses de aguas arriba.

     
  • Escenario III: más crítico aún, tendiente a aquello registrado en el año 1944 (bajante más severa registrada). Presupone lluvias débiles en el inicio del verano 2021/22.
    Representa las situaciones que podrían presentarse en caso que los caudales provenientes desde aguas arriba sean más restrictivos que en las últimas semanas. Dado que resulta aún incierto establecer la situación más probable de ocurrir hacia el verano, este escenario completa el abanico de posibilidades que podrían presentarse en el largo plazo, caso las lluvias del final de la primavera e inicio del verano resulten particularmente débiles.

     

 

COMPARTIR: